viernes, agosto 02, 2013

AHHH, QUE BONITO ES LO BONITO....

Chale, en la mañana andaba en el centro de la ciudad consiguiendo unas bolsas de papel reciclado que necesito para hacerle unas muestras a un cliente; ya las había conseguido y me dirigía a la estación del metro para regresar a mi casa (últimamente moverme en metro, sobretodo cuando no hay que cargar nada, se ha convertido en mi pasatiempo temporal), en eso escucho una vocecita que me dice: oiga señor ¿no me regala para un taco?; bajo la vista y veo a un niño rechonchito y con la carita sucia como de 8 años, le digo que si y meto la mano en el bolsillo, pero la ultima moneda de a cinco pesos se la había dado a la niña que me había empaquetado mi compra en la tienda donde conseguí las bolsas y los tres únicos billetes que traía en la cartera eran dos de a 200 y uno de a 500.



Estaba a punto de decirle que “dijo mi mamá que siempre no”, cuando el maquiavélico niño me lanza una mirada acá tipo bien triste. Y bueno, le dije: ok chavo ¿tienes hambre?, con su sucia carita hace el ademán de si, órale va, ¿quieres una hamburguesota con papas?, nombre al guerquillo le brillaron los ojitos; además yo tampoco había almorzado y aparte se me hizo gacho dejar al niño todo ilusionado. Sobres, le dije vente, te invito a comer.



El local de las hamburguesas estaba a unos cuatro pasos, pero el guerquillo como que se asusto, yo camine al local donde las vendían y me senté en una banca alta, el morro ni se movió de donde estaba, --ven te voy a invitar a comer--, le volví a decir y el morro ni se movía, en eso se le acercan dos niñas, una como de 12 años, la otra como de 10 y una señora con un bebe enrollado en su rebozo azul que traía delante de su huipil verde, mmmmm. De los 900 pesos que traía, solo podia disponer de 200 pesos, porque lo demás era para pagar el internet, la luz y el agua de mi casa.



En fin, viendo como me veían esos ocho ojos (y todos de una manera bien cabrona, el bebe del rebozo estaba dormido), ni pex pensé y le dije a la que me imagine que era la mamá: vengan los invito a comer a todos, acto seguido, todos nos sentamos en la barrita del restauran y pedí una hamburguesota con papas para todos, la niña de doce pidió una coca, pero naaaaa, le dije a la encargada que nos sirviera agua de horchata (digo, si regalo algo, mínimo que no sea malo), estaba esperando que nos sirvieran la hamburguesota con papas, cuando sonó mi celular, era mi hermano que me andaba buscando y casualmente andaba como a diez cuadras de donde yo andaba, pedí la mía para llevar, pague la cuenta porque ya me iba, pero luego me dio así como que “cosita” y me regrese, le di mi hamburguesota con papas a la señora: ahí se las reparte al rato, le dije.



Mi carnal y su futura esposita llegaron por mi como en 17 minutos y nos fuimos al salón donde pronto, muy pronto celebraran su enlace matrimonial, y el motivo fue que me estaban invitando a la degustación de los platos que van a servir en su muy, pero muy próxima boda, comí con madre.



Hace rato, después de aportar mi óbolo para liquidar las erogaciones de los bienes recibidos por terceras personas a mi Sacro santo hogar, le manifesté a mi madre que mis finanzas ya eran tan famélicas como para no poder adquirir un sexteto de malta, mi santa madre me sonrió y me dio ósculo de paz y me dijo: Dios proveerá. Para explicarme: después de que llegue le di a mi mamá la lana para pagar los servicios, le dije a mi madre que no me quedo ni un puto peso partido por la mitad para comprarme una caguama, me dio un beso y me dijo que Dios proveerá.



Hace rato me hablo un cliente y me dijo que andaba por mis rumbos (el guey me debía mil quinientos pesos y quería mas trabajos), así que Dios proveyó y me pago, hasta me dio un cheque para que le haga otros trabajos la semana que viene….





Mmmmm, que bonito es lo bonito…..







5 comentarios:

Gerardo Grouch dijo...

yo también estoy esperando a un wey que quedó muy formal en pasar desde el sábado pasado a pagarme por una chamba que le hice y ya viene otro sábado y este tipo nomás no viene

pero hay un dios dices tú...

saludos

GAVIOTA dijo...

jajjajajaja!
sigo pensando muy seriamente en las actividades a las que te dedicas.
jejeje
Pero de que tuviste un buen gesto lo tuviste. Que bonito mushashito.

Tiene estrellita y puntos extra.
je

Pues si eres buena persona no sé porque te dejaron ir. jejeje

Guffo Caballero dijo...

Y a nosotros, tus compas, nunca nos pichas nada, hulero...

MiMoSa* dijo...

Y Dios proveyó! Jiji el sexteto de malta pensé k era un seiscito... salud!

Àngello dijo...

no mames pinche guffo, la vez pasada que llegamos medios pedos a mi casa te hize unos sanwichitos de ensalada de pollo....