jueves, marzo 28, 2013

A veces, El amor se nos extravía pero no se pierde; es cierto, se va en pequeños pedazos con personas que ya no están en nuestra vida, pero no se nos agota del todo.
A veces, deprimidos pensamos que  nunca volveremos a amar con la misma pasión e intensidad que con que alguna vez que lo hicimos, pero falacia mayor que eso no puede haber, porque el amor como sentimiento puro es un recurso humano renovable e incluso, suele pasar que este regresa con una fuerza y capacidad que nunca habíamos experimentado.

Siempre he creído en mi capacidad de asombro, la cual me permite ver más allá de lo cotidiano, en los pequeños detalles: una mueca especial en la comisura de los labios, el imperceptible parpadeo que milésimas de segundos antes acompañara a una esplendorosa sonrisa, en toda la comunicación muda de una profunda mirada, en el rizo que siempre se esconde de la misma forma tras la oreja y en tantisimas otras cosas que me hacen querer conocer a una mujer y compartir con ella mi tiempo, mi espacio y mi libre albedrío.

Por eso me atrevo a decir que aunque a veces pensamos que jamás volveremos a amar o que se agoto nuestro amor, eso nunca va suceder, simplemente por nuestra naturaleza humana que nos da la capacidad infinita de amar.

4 comentarios:

GAVIOTA dijo...

Estoy de acuerdísimo contigo, aunque a veces se tarda en llegar décadas enteras.

la MaLquEridA dijo...

El amor siempre llega pero suele tardar eternidades y uno se desespera.

Mery Larrinua dijo...

El amor esta...existe...espera...hermoso amar!
un abrazo

Francisco dijo...

Sabías palabras mi estimado... =)