lunes, febrero 01, 2010

LA PRIMERA VEZ QUE FUI AL PSICOLOGO

Hace mucho tiempo, cuando mis carnes no eran ni la quinta parte de lo que soy ahora, le mandaron a hablar a mi señora madre del kínder donde estudiaba, allá por los años 80´s, y para ser geográficamente exacto, en Coatzacoalcos, Veracruz.



Llego mi madre puntualmente a la hora fijada (9 de la mañana, de ella saque la costumbre de la puntualidad), recuerdo vívidamente que nos hicieron pasar a ella y a mí, a una pequeña oficina, le explicaron la conducta “violenta” que yo había observado un día antes, mi madre siempre callada, solo me miraba de vez en vez para –según creo yo—confirmar con las expresiones de mi rostro, si todas las acusaciones hechas en mi contra eran verdad.



Le dijeron que yo había golpeado “violentamente” a un compañerito, mi mamá quiso hablar, pero el psicólogo (un señor calvo, obeso y con voz “aflautada”) la espeto, diciéndole que esperara a los exámenes que a continuación me haría.



Acto seguido, me mostro unas laminas, había 8 dibujos en cada lámina, me dijo: Miguelito, fíjate bien en las láminas, te las voy a mostrar y al final, tú me va s a decir lo que viste. El Psicólogo me mostro tres laminas con diversos dibujos y aun los recuerdo, un carro, un árbol, una mesa, una pájaro, un sombrero, un gato, un avión, un paraguas, eso en la primera lamina, en la segunda: un numero 4, una vaca, un pescado, un numero 10, un martillo, un esquimal, un pato y una estrella, en la tercer lamina solo venían palabras: papá, mamá, tío, lagarto, oso, elefante y dos que ya no me acuerdo.



El Psicólogo me dijo que me saliera un momento para hablar con mi mamá, pero mi señora madre insistía en hablar conmigo para preguntarme él porque yo había hecho lo que hice, de nuevo el Sr. Psicólogo la espeto y hasta la regaño, porque con su comportamiento, ponía en entredicho sus “quince años de experiencia”, mi mamá no batallo, le hablo a mi papá, y mi papá le hablo a mi padrino Cocuzo(no sé si así se apellidaba, o si así le decían), que en aquellos ayeres era el secretario de educación de la ciudad de Coatzacoalcos Veracruz.



Le hablaron como a los 5 minutos a la directora de mi Kínder, esta salió como si le hubieran puesto un cohete en el fundillo, le hablo al Sr. Psicólogo, y platicaron un rato, después llego el Sr. Psicólogo y hablo con Mamá, no sé, unos 5 minutos, mi mamá me dijo que ya nos íbamos, a la casa para comer, me preparo un lonche de huevo con jamón, me lo comí, y me dijo que otra vez íbamos al Kínder.



Llegamos al kínder, y ya estaba a fuera de la puerta una señora güerita bien guapa, hablo rápidamente con mi mama y luego las dos voltearon a verme, mi mamá me dijo que hablara con ella, y nos fuimos a sentar los tres a una banca del patio del Kínder.



Me pregunto la señora güerita: dime Miguelito, ¿Por qué golpeaste a Arturito?, yo voltee a ver a mi mamá, y mi mamá me dijo que le dijera (ni ella sabia porque, y ni siquiera sabía que le había roto la nariz a Arturito, jajajajaja), tons me puse a chillar bien cabron, pero así bien inconsolable, recuerdo que mi mama me quiso abrazar, pero la señora güerita le dijo que no, y me agarro y me puso frente a ella y me volvió a preguntar: ¿Por qué golpeaste a Arturito? .



Entonces me vi bien pitarras, y les dije la verdad: resulta que Arturito, me había puesto unos putazos en el baño antes del recreo, y que en el recreo, cuando yo andaba “pajareando” por el patio, Arturito estaba en un columpio (de los que tienen espacio para dos niños, uno frente al otro) con Pedrito, y como ese día, a mi mamá se le había olvidado darme varo(por estar pelando con mi papá en la mañana ), pues no tenia lana para almorzar, así que Arturito, me dijo que me daba dos pesos si me paraba frente al columpio, pero tan pendejo que fui(y aparte tenía hambre), me pare, pero el mamon de Arturito, nunca me dijo que si me paraba frente al columpio, me iban a pegar un vergazo, tan me lo pegaron que mi hicieron chillar y fui llorando con la miss y le dije, la miss no me pelo porque estaba echando novio con el jardinero, así que lo más fácil que se me ocurrió, fue ir y romperle la madre a Arturito con el mismo columpio con el que él me había madreado, tarannnnnnnnnn.



A veces los niños son así de básicos,.



Jajajajajaja, después de escuchar mi verdad, mi mamá no supo en donde meterse de la pena, la señora güerita le mando a hablar al Sr. Psicólogo obeso, calvo y con la voz “aflautada”, lo pedorrio, porque resulta que la señora Guerita, era ni más ni menos que la hija del alcalde de coatza, y que e estaba haciendo su servicio social en la facultad de psicología de la U.V. (Universidad Veracruzana).



Tons, no me regañaron, ni me castigaron, mi mamá tuvo que ir con el Psicólogo (otro), y al putito de Arturito lo traje en salsa el resto del año.




El mismísimo, y sin ningún trauma desde su niñez, Ángello.





P.D. LEAN EL POST ANTERIOR, ¿A POCO CREEN QUE LA CHEVE ME LA REGALAN?

6 comentarios:

malhechecito dijo...

Ja ja ja ay pinche compa ja ja ja, que pedoooo ja ja ja, como hizo reir, pinches morrillos pasados de reata a veces, a mi una vez me pusieron una chinga y yo como era bien chillon pos nomas ni las manos meti, un saludote, chido el post.
Bye

Micky dijo...

Bien por tí y tu mamá que no se dejó. Algunas gente se creen que porque tienen un titulillo lo saben todo.

la MaLquEridA dijo...

Jajajajja me hiciste reir con la última parte de tu texto, estuvo muy divertida.

Yo nunca he creído en los psicólogos, creo que no funcionan conmigo.


Saludos.

chato dijo...

estabas endemoniado como dijo el botxer y el llamas jajaja. pinche mike te mamas con R2D2. quedo traumado. saludos

paztor dijo...

La neta que eres bien tranquilo Mike, pero no me gustaria verte enojado de verdad porque se de lo que eres capaz cabron jeejejeje.

Cristy Fuantos dijo...

jajaja que risa definitivamente la realidad d los niños es bastante practica los complejos somos nosotros!