viernes, febrero 01, 2008

EL CAFÉ DE MI ABUELA

No se porque, pero ni en mi casa ni a mi exnovia, les gusta el café que preparo, y eso para mi esta muy bien, porque así no me andan fastidiando con que les prepare el café a los demás.

El café que yo preparo para mi es muy amargo, el agua casi a punto para “pelar pollos”, con muy poca azúcar, así como recuerdo que lo hacia mi abuela; curiosamente aun tenemos una cafetera de peltre, de esas de antes, de metal muy grueso y clásicamente azul con puntitos blancos, ya esta algo despostillada, pero aun sirve. Por los gabinetes de la casa han desfilado muchas cafeteras mas modernas, de esas de acero inoxidable, con un pitito en la boquilla que te avisa con un pitido que el agua ya esta hirviendo, incluso tenemos dos cafeteras eléctricas, pero no, yo prefiero seguir calentando el agua en esa vieja cafetera de peltre azul; me recuerda mucho a la cocina de mi abuela, con piso de adobe, a su mandil rosa a cuadritos blancos, sus manos arrugadas moliendo el café de grano y las rajitas de canela que siempre le ponía, todos esos olores se agolpan en mi mente y cada mañana que bebo café me regresan a esa cocina y a esa infancia.

La primera experiencia que recuerdo relacionado con algún sabor en especial, es precisamente el café de mi abuela, también era muy amargo y también con muy poca azúcar, antes solo se usaba en la casa de mi abuela azúcar morena, que endulza mas que la blanca; también recuerdo el olor de su ropa, olía a pachulí y flor de azahar, yo siempre, cuando era niño, escondía mi ropa preferida que ya estaba sucia, para que me la lavara mi abuela y oliera igual.

Pero bueno, después les platicare del restauran de mi tía Chofi aya en Minatitlan, Veracruz, supongo que es por eso mi gusto hacia cocinar y la buena comida.

El mismísimo Ángello.

7 comentarios:

walvarez dijo...

Es increible como se te queda en la memoria los olores y sabores de la infancia, me ha pasado varias veces y lo disfruto, añorar el pasado.

Timur dijo...

no manches yo tambien tengo/tenia ni me he fijado una blanca con puntitos azules

Nancy dijo...

Siempre leo a la gente evocar recuerdos y preciosos momentos al lado de una taza de café, como me gustaría que me gustara pero no, no me gusta y nunca lo tomo ( ni a fuerza giuk)

Por otro lado es chistoso lo que dices, a mi tampoco me piden nunca que prepare un café porque no tengo la menor idea de las proporciones del café y del azúcar, en pocas palabras no lo sé preparar.

Que bonito que el café te traiga recuerdos tan lindos Angello.

Saludos de fin de semana :)

Nancy

NOEJACOBO dijo...

El reflejo de tu vientre





La descubro en el espejo observándose cuerpo,

Acariciándose el vientre y mirando su reflejo,

Y yo le pregunto a mi amada que es lo que está pasando,

Con lágrimas en la cara y una voz muy delicada,

Ella me contesta ¡un bebe estoy esperando!


La descubro en el espejo observándose su cuerpo

Cada mes hace lo mismo pues su vientre va creciendo

En la espera de nuestro hijo que celosa va luciendo...

Llora y ríe, ríe y llora al sentir sus movimientos...

Le habla con sutileza y le dice ¡te queremos!


Y al mirarla en el espejo en mi mente van creciendo

Mil preguntas que hacerle y decirle lo que siento,

Al ver parte de nuestro amor en su vientre floreciendo,

Que se siente amada mía dar vida a un ser nuevo,

Que forma parte de ti y depende de tu cuerpo...


Y al mirarla en el espejo con voz entrecortada

Le digo a mi amada que me deje tocar su cuerpo...

Y sentir entre su vientre la dulzura de un ser nuevo,

Ser parte de las caricias, y sentir sus movimientos

Hablándole cosas lindas y decirle que lo quiero...


La descubro en el espejo observándose su cuerpo,

Acariciándose el vientre tiernamente y sutilmente

Con la voz entrecortada, casi casi en secreto,

Con lágrimas en la cara, y un quejido en el viento,

Me dice mi pequeña amada, ¡¡ha llegado el momento!!


Le doy gracias al cielo por vivir el sentimiento

De ver a mi hijo nacer de esa agua estoy sediento,

Mientras a mi mujer, le doy palabras de aliento

Le digo cuanto la amo, le acaricio sus cabellos...

Le doy gracias a Dios por tener el privilegio

De poder ser padres, y mandarme un ángel del cielo...

Cristy Fuantos dijo...

hay cosas olores, sabores que realmente nos dejan un sentimiento... a veces de amargura y a veces dulce: como el mismisimo cafe... saluditos

paztor dijo...

Yo nomás me acuerdo de un wey que tiene computadora de peltre! jajajaja, no mamar. Sobres.

FeR dijo...

que pasa compadre?? , donde andas?? , jeje ssssstoodo!! , el cafe es la ley pero que mejor que lo prepare uno ya que estar de gato preparando a los demas no es negocio jajajaja , espero te cuentres bien , animo y saludos!