domingo, agosto 06, 2017

ROBERTHA O CUANTA FELICIDAD CABE EN MI MANO...

Al principio, cuando mi compadre  prometió dármela en adopción, hace un año antes de que naciera, pensé en nombrarla "ROBERTHA", en honor a una cantante de los 70´s que me gusta mucho  y después de varios intentos por persuadirme de que le cambiara el nombre por "LOLA" , principalmente por mi mamá que tiene dos clientas que  así se llaman ( no valla ser que un día cuando este en mi cuarto y llame a la perra , vayan a ir las señoras), por fin me la dio mi compadre Benito antier e hicimos un convivio por la adopción .  La verdad tiene mas cara de Robertha que de Lola y aparte ya la llamaban con ese nombre y  entendía.

Ya la tengo en casa y no recuerdo cuando en mi vida me haya preocupado por conseguir un cascabel, pero ayer tuve que ir a comprar porque es tan pequeña que no hace ruido y tengo miedo de que la pisen y con el cascabel al cuello ya la la podemos escuchar.

Nació con su  colita "cucha" como su papá, pero eso le da más personalidad, ademas que ya se le esta empezando a notar, pese a sus dos meses, un carácter muy jodidamente chingativo, ya me mordió un zapato y destrozo una caja de cartón donde le improvise una camita la primera noche que estuvo aquí.

"La mamá goldota" (mi gata) la ha recibido con mucha curiosidad, no se le acerca pero  tampoco se ha portado agresiva, creo que "le esta tanteando el agua a los camotes".

Es una  dachshund o mejor conocida como salchicha de pelo corto.

Y bueno, así empieza nuestra aventura juntos...





2 comentarios:

Jova dijo...

Que ternurita! cuidala mucho. Saludos

Florentino Gutiérrez dijo...

Qué bonita la Robertha... de verdad que pasas momentos tan divertidos con una mascota pequeña, sus primeros pasos, sus travesuras, sus miedos, por ejemplo para bajar o subir escaleras), y la ternura de sus ojos cuando te miran como su héroe absoluto. Felicidades.