lunes, noviembre 25, 2013

Me desperté con un frió de 7° calándome los huesos, baje y llene la cafetera con agua  le puse unas ramitas de canela; la casa estaba vacía y se sentía mucho mas el frió, mis papas me habían avisado que irían a ver a un tío y no llegarían hasta la noche, en el fregadero mi madre había dejado una charola de carne para que se descongelara junto con un recado: “nos fuimos con tu tío Gildo, te deje las milanesas para que  las hagas empanizadas o las guises”.

Estoy habituado a bajar por las mañana y escuchar la tele de mi papá o los corridos en la grabadora de mi mamá o el olor de algo, cualquier cosa cocinándose en la estufa. Sinceramente no me gusta estar solo por las mañanas, siempre hay algo que comentar con mis padres, hacer planes para las vueltas de trabajo o cualquier cosa que haya que platicar.

Tenía hambre, pero no quería cocinar, tampoco quería pedir nada a domicilio porque por las mañanas solo venden tacos, ya estoy hasta la reverenda madre de tacos. Me acorde que hoy lunes se pone un mercadito por mi casa donde venden una exquisitas enchiladas, pero hacia mucho frió para salir y mas aun para bañarme; ya eran las diez de la mañana y aun no decidía que hacer, entre tanto contestaba llamadas telefónicas y le hablaba a unos clientes que se están pasando de lanza y no me han pagado, snif.

Ya como a las doce de la tarde, y con la tripa chillándome de hambre decidí bañarme y lanzarme al mercadito para comer, pero en el camino pase por una casa y me llego un olor bien rico, entonces me acorde de las alubias con carne de puerco que hacia mi abuela y mi mente empezó a divagar y mi boca a salivar, tons bueno, no se de donde me salieron ganas de cocinar y me lance a Soriana a comprar carne de puerco en trozo, alubias, chorizo, plátano macho, Salí con mis compras bien campante y cuando estaba a punto de hacerle la parada a un taxi, me pitan, era un amigo y me dice que a donde voy, le digo que a mi casa, ok yo te llevo, pero antes te invito a almorzar unos tacos y se me hizo gacho decirle que no, snif, jajajajajajaja.

Ni pex, nos fuimos a comer tacos al vapor (o de canasta)  a una taquería que esta a dos cuadras de mi casa; las alubias quedaron pendientes porque con el pinche frió se me quitaron las ganas de cocinar.

5 comentarios:

GAVIOTA dijo...

jajajjajjajajaja!!!
Así que siempre le entraste a los tacoooos!!
jajjajaja!!
Ves!
nadie sabe para quien trabaja.

ah noo!!

bueno tons aquí aplican las leyes de Murphy?
mmhh!!
Bueno algo así, pero tu tienes la culpa de que me haya dado un ataque de tos.

saludos y provecho.

elbibis@gmail.com dijo...

Así pasa cuando sucede compa... lo bueno es que dejaste pendiente ese manjar de las alubias con carne de puerco, muy antojable para estos días de frío. Creo que no puedo comer carne de puerco, pero las alubias ahorita mismo las apunto en mi lista del súper... saludos.

Carlos Alfano dijo...

Y como les fue a tus papás con el tio Bilbo?

la MaLquEridA dijo...

Tu destino estaba escrito, tenías que comer tacos ese día.





Saludos

LEON GARZA dijo...

Chida la moraleja Angello!
No pude evitar reirme un buen rato. Pues si y que si terminamos el post sin moraleja, como nos de la che gana, pues nada verdad.
Good for you Angello!!