jueves, septiembre 13, 2012





No recuerdo exactamente cuando me la regalaron, si en navidad o el día de reyes, pero desde que la vi estacionada a un lado del arbolito de navidad quede prendado de su hermosura, era exactamente como la de la foto (yo creo que de ahí se desprende mi fascinación por el color verde).

Era tal mi amor por la vagabundo que incluso, a veces, cuando no se daban cuenta mis padres o hermanos, me metía a bañar con ella para lavarla, la bronca era cuando salía, si bien no se daban cuenta cuando la metía, si se daban cuenta que la había metido, porque dejaba un lodazal y ristras de zacate en la regadera, jajajajajaja, pero después de los regaños de costumbre, me salía a la calle con mi bici reluciente, me imaginaba que era un caballero medieval montado en su caballo eléctrico verde y cromo, en busca del santo grial(aunque no lo crean, yo ya había leído la historia de el rey Arturo a mis 8 años).

Siempre me rehusé a usar esos adornitos multicolores en forma de canicas y estrellas que se les ponían en los rayos, también odiaba las tiritas de colores que se ponían en los manubrios, lo consideraba muy de niñas, y no, mi bici era un dragón verde, un caballo de guerra, un robot espacial (se darán cuenta que por aquellos tiempos mi mente andaba toda idiotizada con las series japonesas de Ultraman y Goldack, jejejeje).

Ahhh, que días aquellos, siempre andaba montado en mi Vagabundo, a mi madre siempre le preguntaba si no necesitaba algún mandado para ir en mi bici, mis hermanos me mandaban a sus mandados, ya sabían los desgraciados que nunca les iba decir que no mientras fuera en mi rila, snif…

Pero un mal día me mordió…. resulta que por tanta chinga que le metía a mi pobre “patas de hule”, pues se fue deteriorando con el tiempo; mas de dos años metiéndole una putiza diaria a esa bici que era todo terreno, lo único que la detenía eran mis músculos al no poder subir una pendiente bastante pronunciada ó cuando se atascaba cuando la metía a la playa. Resulta que un día el sillín ya estaba bastante maltrecho, y un pico de metal se asomar por una esquina del sillín y siempre que me paraba con la bici, la acomodaba de tal manera que el sillín me quedaba en el chamorro, recuerdo muy bien esa ocasión, porque estando yo parado frente a mi casa en dicha posición de descanso, me hablo mi hermano mayor para que le fuera a comprar algo a la tienda y cuando suelto la Vagabundo para ir por el dinero, zaz!!!!!, casi 15 centímetros de mi chamorro fueron abiertos por el pico de metal y obviamente empezó el chorriadero de sangre por toda la calle, jajajajajaja, neta que parecía película de terror mexicana, mi hermano en cuanto vio lo ocurrido, se quito la playera y me envolvió la pierna mientras me cargaba y me llevaba al carro para ir al hospital, no recuerdo cuantas puntadas tuvieron que usar para cerrar la tremenda herida, pero lo que si recuerdo era la cara de horror de mi hermano mayor, jajajajajaja.

Y bueno, mi papá mando a arreglar mi bicla, pero ya no fue lo mismo, la pintaron de color morado (a pesar que yo insistí en que el verde me gustaba mas, supongo que mi señor padre tenia una extraña fijación con el color morado, y lo se porque siempre le compraba de ese color los calzones a mi mamá), la verdad ya no la quería mucho, deje de usarla por un par de semanas, no se, no me sentía cómodo usándola, yo sentía que ya no era la misma, yo ya estaba muy acostumbrado a su manejo, pero como la habían reparado de “pe a pa”, ya no se sentía igual mi Vagabundo, ya estaba muy dura, el pedalear se me hacia mas difícil.

En esa época fue cuando se la empecé a prestar a los amigos (antes no, Dios me libre de semejante pecado), la verdad ya no me interesaba tanto que se dañara, y precisamente por prestarla y no poner atención en cuidarla, alguien la dejo en la orilla de la banqueta frente a mi casa y el camión de la basura la atropello y la destrozo, pero yo no me sentí mal, al contrario, me sentí muy aliviado.

Luego me compraron una bicicleta Bimex de carreras color naranja, pero nunca le tuve el mismo cariño que a mi Vagabundo verde-cromada, snif….

4 comentarios:

Ella dijo...

Me has echo sonreír, gracias.
Me agrada lo que escribes.
Yo tenía unos zapatos tenis morados con olor a uva. Me fascinaban y de eso se aprovechaban mis hermanos y mi madre, me mandaban a la tienda todo el día ( malditos encajosos, je je... mi mamá también jiji).

Sigue escribiendo si?

Un besin.

Cristy dijo...

hahahaha hasta a mi me dolio imaginarme esa hérida!

que chido que hayas encontrado una foto de la vagabundo, que magico ahora es el internet y que nos hace recordar y como tu, poder plasmar lo que significo una vici...
mi primer vici era blanca con rosa, esta bien chida, y tenia el freno hacia atras! luego le poniamos botes de frutsi para que sonara como moto ajajaja

pato dijo...

Ah, me encantó el post, recuerdos de infancia, bueno en mi infancia las bicis tenían ruedas de piedra !!!!

Gerardo Grouch dijo...

Vagabundo con el botecito de Frutsi vació atorado en la rueda trasera y uno se sentía Peter Fonda en Easy Rider

saludos