miércoles, febrero 24, 2010

Cada día que despierto, y muy a mi manera, trato de comprender a este mundo, se que en el existen cosas malas y cosas extraordinarias, se que existen casos tristes y momentos heroicos. Incluso he aprendido a caminar por la oscuridad de una calle llovida sin el temor de caer en una emboscada terrorífica maquinada por mi mente; Puesto que en el servicio social entendí que los cadáveres no se pueden levantar y atacarnos, porque sus funciones motrices están supeditadas a impulsos eléctricos del cerebro, y una persona muerta ya no le funciona el cerebro. De hecho, solo le tengo miedo a la gente viva, pero por su mismo estado vital, pueden ser vulnerables a un contraataque.

Sé también que a veces es casi imposible controlar los sentimientos de todo tipo: ira, rencor, amor, desamor, soledad, abandono, felicidad, envidia; pero también sé que si uno cuenta con lo básico para ser feliz, y que lo ha obtenido con esfuerzo, es casi imposible que los sentimientos anteriormente expuestos salgan a relucir en su personalidad. Solo las personas que no entienden esto, sienten esos tristes sentimientos y aun peor, sienten la insana necesecidad de exteriorizarlos para lastimar a las demás personas.

La felicidad no se trata de poder comprar algo que los demás no pueden pagar, la felicidad no se trata de atesorar millones de pesos en un banco, porque pueden correr el riesgo de esclavizarse cuidando esos bienes materiales, pueden ser más felices una pareja que se encuentra adentro de un bocho, que una que esta a dentro de una supertrocona.

Pienso que la verdadera felicidad es poder hacer lo que uno quiere cuando uno quiera, de poder hablarle a un amigo o a una amiga y saludarlos, de poder convivir en familia con los seres queridos, de poder ver cómo crece un patrimonio que ha costado mucho hacerse de él, de ver cómo crecen los hijos y se ver como toman su lugar en un medio productivo, y al final ver como sobresalen con sus propios recursos. También me he dado cuenta que la felicidad se manifiesta en las sonrisas de las personas que te saludan en la calle, que de ti tienen una buena impresión.

Yo no soy Carlos Coello, nunca he escrito ni tratado de escribir un libro de superación personal, yo no sé de sus métodos para alcanzar la felicidad ni la paz espiritual, a mí poco entender he llegado a una conclusión:

Ser feliz es estar en paz con uno mismo, es estar satisfecho con tu trabajo, es valorar lo que se ha obtenido con el tiempo, es también el respeto que te has ganado con el trato diario con tus amigos y familia, o profesional con tus clientes, la felicidad esta también en esas noches de bohemia cuando los amigos que citaste acuden a tu llamado y se refrenda el pacto de amistad.

La felicidad es poder ver a los ojos a tu ser amado, y dormirte a su lado, velando su sueño y estar al pendiente de sus necesidades, la felicidad es comprender que no es igual que tu, que tienes sus manías, defectos y aun así, lo amas o la amas sin importante, porque para ser sinceros uno se enamora de todo el conjunto, y es lo mismo de ella o de el hacia uno.

La felicidad no es complicada ni cuesta trabajo encontrarla, todo es cuestión de encontrar lo que te apasiona de esta vida y por todo los medios conseguirlo. Sé que a veces también existirán los altibajos, pero afortunadamente, el ser humano tiene la capacidad de la introspección, de la autocritica y del dialogo, con estas tres armas formidables, finalmente se puede llegar a un entendimiento mutuo, porque no es mentira que si dos personas están juntas por amor, no hay obstáculo alguno que no se pueda salvar.

Hay, ya empecé de nuevo con mis azotes existenciales, pero afortunadamente estos no son malos, jajajajajaja.

Saludos a todas y a todos, los quiero mil, nunca cambien.

El mismísimo, y feliz, Ángello.

5 comentarios:

malhechecito dijo...

Eso significa que ya no vendera el blog???, umta y yo decidisimo a comprarselo.
Pues que le digo compadre?, la felicidad segun yo, es ser feliz dia a dia, yo simpre he dicho, me toco vivir esto, ahora que es lo que yo decido??, en fin, hay que amar a lo cabron, o sease pa'que nos hacemos pedos existenciales, hay que dejarse querer.
Un saludo

Patricia 333 dijo...

Pienso que la verdadera felicidad es poder hacer lo que uno quiere cuando uno quiera, de poder hablarle a un amigo o a una amiga y saludarlos,


ASI ES !!!!

AMIGO QUERIDO !!

Cuanto tiempo ha pasado pero no me olvido de mis amigos ....UN ABRAZO MUY FUERTE

paztor dijo...

Te falto poner en este post la rola de "yo quiero tener un millon de amigos" o "la felicidad" jajaja, sobres mi estimado, andas sentimental, unas caguastrosas bien helasticas apenas men.

casacelis dijo...

Inspirador. Muy bonitos azotes Angello.

Un fuerte y gran abrazo!

soportecreativo dijo...

Orale carnal, ke envidia sentirse asi, hace mucho ke no siento eso, yasta se me olvido =(
kada dia le admiro mas mi guen.
ke los dioses le llenen de bendiciones y siempre le iluminen el camino pa ke nunca deje de sentirse asi, No es broma, saludos